El Gobierno español pierde credibilidad ante el sector turístico

Pese a que la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría declaró que “el turismo va a ser política de Estado”, el ejecutivo de Mariano Rajoy tiene un problema grave: debido a su política de recortes en Turismo y subida de impuestos corre el riesgo de perder la credibilidad ante el sector.

En lineas generales, la industria turística ya asumía que, debido a las maltrechas finanzas públicas, el Gobierno iba a aplicar la tijera en todas las partidas económicas de los Presupuestos Generales del Estado 2013. Sin embargo, el sector percibe un “hachazo” indiscriminado, como si el turismo fuera capaz de resistir todos los recortes que le echen.

De hecho, el pasado 27 de septiembre, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, auguró una cifra “muy similar” e incluso “superior” en cuanto a la evolución turística de este año en España. Añadió que en el gasto turístico la senda es “ascendente”. Y según añadió, los primeros nueve meses permiten prever que 2012 está siendo “un buen año” respecto al mismo periodo de 2011.

Las cifras de los recortes

En breve, el año que viene el Gobierno destinará 330 millones de euros a las políticas del turismo, un 24,5% menos. Pero según advierte Exceltur, si a dicho importe se le restan los gastos de personal, financieros y de préstamos (unos 100 millones menos), los fondos reales de libre disposición para políticas turísticas pasarán de 71,9 millones de euros en 2012 a 57,8 millones de euros el próximo año.

Y por partidas, la inversión en promoción (campañas de márketing, asistencia a ferias, etc) tendrá un presupuesto de 21,3 millones de euros para 2013, frente a los 35 millones de euros destinados en 2012 y los 76 millones de euros de 2011. Es decir, la inversión en promoción turística se desploma un 72% en tres años.

“Tenemos unos competidores cada vez más potentes, que generan cada vez mayor promoción. España no puede dejar de hacer esa promoción. No se puede hacer lo mismo gastando cuatro veces menos”, ha advertido Joan Molas, presidente de la patronal hotelera CEHAT. Ver la noticia CEHAT lamenta los recortes al turismo en los Presupuestos Generales.

De las palabras de Joan Molas se desprende un mensaje claro: no podemos dejar a Turespaña sin recursos suficientes para posicionar España en un mercado cada vez más competitivo y global. Del mismo modo, también se necesitarán refuerzos económicos para el Plan Nacional de Turismo que coordina la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego.

Otra partida que sufre es la destinada al programa de vacaciones para mayores del Imserso, cuyo presupuesto se queda en 68 millones de euros, un 34% menos respecto a la temporada anterior. Ver El Gobierno disfraza las cifras para ocultar el recorte del 34% en los viajes del Imserso.

“No entiendo cómo se pueden permitir estos recortes sin sentido”, expone Elena Sanchis, directora del hotel Torremar, comentando la noticia en la web de Hosteltur. “Por cada euro que el Gobierno invierte en el Programa Imserso a modo de subvenciones, se recupera 1,5 euros. Se mantiene el empleo y por tanto las cotizaciones a la seguridad social, y obviamente desciende el número de beneficiarios de la prestación de desempleo. Por tanto es un programa rentable que permite ofrecer empleo estable. ¿Dónde está la necesidad de recorte?”.

La vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría


Más impuestos

A los recortes se añade la subida de impuestos que afectan directamente a la actividad turística.

Así, las tasas aeroportuarias han subido una media del 18% entre 2011 y 2013, según las aerolíneas. Álex Cruz, consejero delegado de Vueling, ha advertido que “subir tasas aéreas en un momento en que demanda nacional cae es un cóctel muy peligroso”, ya que el mercado ahora es “ultrasensible” al precio.

Y no olvidemos la reciente subida del IVA. Desde el pasado 1 de septiembre, España es menos competitiva como destino. Así, a los servicios de transportes, hosteleria, cámping, balnerario, turismo rural y restaurantes se les subió el IVA dos puntos, del 8% al 10%.

Pero para los parques temáticos, turismo de golf y discotecas, el incremento ha sido de 13 puntos: del 8% al 21%.

“El aumento de 13 puntos significa que vamos a perder competitividad”, exponía el presidente de la Asociación Española de Parques Temáticos y de Atracciones (AEPA), Antonio Peláez. “Y de poco servirá haber apoyado a los hoteles que están junto a parques temáticos si éstos pierden visitantes, empleo, facturación e inversiones. El daño es clarísimo”.

Por su parte, el vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda, advierte: “Las lecturas de que estamos sorteando la crisis con una magnífica temporada turística no hacen sino engañarnos a todos”.

Demasiados recortes. Demasiadas subidas de impuestos. Decir que el Turismo pasa a ser “política de Estado” queda muy bien en una rueda de prensa. Pero los hechos económicos contradicen al Gobierno.