China utiliza el turismo como arma de presión económica contra otros países

El empeoramiento de las relaciones de China con sus vecinos tiene consecuencias para la industria turística. Los países de Asia comenzaron a comprender esto cuando expositores y visitantes chinos no acudieron a la feria PATA Travel Mart de Filipinas ni a la JATA Travel Mart de Japón. A ello se suma un  boicot turístico no declarado oficialmente contra ciertos países que han enfurecido a Pekín.

En los últimos cinco años, China ha deslumbrado al mundo y particularmente a Asia por el potencial de su mercado emisor turístico, estimado en 70 millones de viajeros al año, de momento.

Pero al mismo tiempo esos 70 millones de turistas pueden ser una arma de presión contra otros países. Simplemente, los gobernantes chinos aconsejan a sus ciudadanos que eviten visitar un país u otro. Oficialmente no es un boicot, pero los turoperadores chinos se prestan a complacer a sus dirigentes.

En el pasado, Macao y Taiwan ya aprendieron las consecuencias turísticas de oponerse a su “hermano mayor”.

Noticia original >> When China uses tourism as a weapon of economic destruction
Fuente: Travel Daily News Asia-Pacific

ACTUALIZACIÓN 26 OCTUBRE 2012:
Chinese tourists to Japan called “traitors” at home. Fuente: eTN