¿Golfo Pérsico o Golfo Arábigo? Geopolítica y márketing turístico

Xavier Canalis

Xavier Canalis

Empresas turísticas que operan en destinos como Dubai, Abu Dhabi, Qatar, etc, están modificando sus comunicaciones y contenidos web, cambiando “Golfo Pérsico” por “Golfo Arábigo”. De hecho, la noticia publicada en HOSTELTUR  Fuerte crecimiento de la industria hotelera en el Golfo Pérsico generó dudas entre algunos de nuestros lectores acerca de si deberíamos decir “Golfo Pérsico” o “Golfo Arábigo”.

Estamos ante un claro ejemplo de cómo la geopolítica puede influir sobre el márketing turístico. Veamos por qué.

Hay que dejarlo claro desde el principio: en los atlas que usamos en Occidente, desde hace centurias, el nombre para referirse al golfo situado entre Irán y la península arábiga es “Golfo Pérsico”.

Imagen de Google Maps, donde se puede observar en el centro la referencia al “Golfo Pérsico”.

Ahora bien, Golfo Pérsico significa “perteneciente a Persia” (la actual Irán, que está en la ribera derecha) y aquí radica el problema para los países árabes del Golfo, los que están en la ribera izquierda (Irak, Kuwait, Arabia Saudí, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Omán).

Cabe recordar que la rivalidad entre persas y árabes es histórica, pues además se enreda con intereses religiosos enfrentados: chiíes (mayoritarios en Irán) contra suníes (países árabes del Golfo).

Por otra parte, Bahrein, Kuwait, Omán, Qatar, Arabia Saudita y los Emirates Árabes Unidos han constituido el Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo, organización de cooperación económica que a largo plazo incluso proyecta tener una moneda común.

Y son precisamente este grupo de países –con mucho dinero gracias al petróleo y el gas- los que presionan para sustituir el nombre de “Golfo Pérsico” por el de “Golfo Arábigo”.

De ahí que numerosas empresas occidentales que operan en la ribera izquierda del Golfo -presionadas por el entorno político, económico y social- se hayan visto forzadas a utilizar el concepto “Golfo Arábigo”.

De hecho, en 2008 el Gobierno iraní denunció que Google estaba utilizando en sus mapas el término “Golfo Arábigo” y no el de “Golfo Pérsico”. El Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán acusó entonces a la compañía estadounidense de ser “oportunista” y de “falsificar las realidades históricas”.

En la actualidad, al abrir la aplicación Google Maps, sólo aparece “Persian Gulf”, pero según vamos acercándonos a la imagen, resulta que debajo del nombre oficial surge “(Arabian Gulf)”, así entre paréntesis, con un cuerpo de letra algo más pequeño, como quien no quiere la cosa.

En esta otra imagen de Google Maps, obtenida al acercarnos más, aparece “(Arabian Gulf)”

En cualquier caso, sean suníes o chiíes, los turistas musulmanes gastan casi 98.000 millones de euros en viajes al año y las previsiones son llegar a los 149.000 millones de euros en el año 2020, un 52% más que ahora. Ver El auge del turismo islámico dispara la oferta “halal” de hoteles en el mundo.

Por otra parte, el turismo emisor procedente de los ricos países del Golfo Pérsico con destino España puede ir al alza en los próximos años.

En este sentido, el aumento de vuelos directos y las campañas de promoción que viene realizando Turespaña en dicha región van a ser claves en dicho crecimiento. Ver El turismo árabe despega hacia España.