La opacidad del sector turístico dificulta el acceso al crédito

blogtur xavier canalisAgosto de 2007: estalla la crisis de las hipotecas subprime en EEUU. Septiembre de 2008: quiebra Lehman Brothers y las ondas de choque del tsunami financiero llegan a España. Año 2009: el pinchazo de la burbuja inmobiliaria comienza a llevarse por delante decenas de cajas de ahorro, abocadas a cierres, fusiones y nacionalizaciones…

Y así llegamos a junio de 2013: las perspectivas turísticas para el verano son optimistas en varios destinos españoles gracias a la demanda internacional (Soria: “Las reservas van bien”), pero la financiación es el talón de Aquiles del sector, sobre todo la pyme.

Así lo apuntaba Miguel Mirones, presidente del ICTE, cuando en el Foro Hosteltur del pasado 29 de mayo le pregunté acerca de los elementos críticos que necesita hoy la empresa turística para adaptarse a los nuevos tiempos.

“Lo primero que hace falta es financiación. Existen empresas que atraviesan serias dificultades a la hora de acceder a la financiación, no sólo para nuevos proyectos de inversión, sino también para operaciones normales de tesorería”, explicaba Mirones.

El agujero de las cajas

Tradicionalmente, la financiación procedía de bancos y cajas de ahorro. Pero recordemos que, tras la crisis, su capacidad de prestar dinero está mucho más limitada. De hecho, el agujero económico de las cuatro entidades nacionalizadas suma 26.549 millones de euros.

Otro factor a tener en cuenta es que la prima de riesgo española se disparó en 2012.

Y según datos del BCE, los bancos europeos piden un 4,15% de interés medio por cada millón de euros prestado, frente al 6,6% que exigen los bancos españoles. Aunque la comparación con Alemania resulta aún más hiriente, pues allí el interés solicitado es del 3,8%.

Lo cierto es que a día de hoy han quedado muchas menos entidades financieras que hace cinco años operando en el sector turístico.

Y es que tras los procesos de reestructuración bancaria, ajustes y fusiones de cajas de ahorros, las que tienen más cuota de préstamos concedidos al sector turístico son básicamente cuatro: Banco Sabadell, La Caixa, Sa Nostra Caixa de Balears (grupo BMN) y BBVA.

En suma, hay menos crédito debido a la elevada prima de riesgo que aún paga España (lo que dificulta acceder a los mercados financieros internacionales), también porque hay menos entidades financieras, etc.

Opacidad del sector

Pero los problemas de financiación de la empresa turística española también pueden ser debidos a otro factor, intrínseco de nuestro sector turístico: la opacidad en las cuentas empresariales.

Y es que según apuntan las entidades financieras, un problema frecuente a la hora de analizar los riesgos de una operación es la falta de transparencia de numerosas empresas del sector turístico español.

Por ejemplo, una empresa hotelera solicita un crédito para acometer un proyecto de renovación o expansión. Dicha empresa opera una docena de hoteles, que a su vez funcionan como doce empresas independientes. Las cuentas no se consolidan en un único balance, lo que complica el análisis de riesgo y la concesión del préstamo.

Por el contrario, tener consolidados los balances, disponer de un flujo de clientes asegurado gracias a un contrato de varios años con un turoperador, disfrutar de una buena localización en un destino de éxito, etc, son factores que pueden dar luz verde al crédito.

Otras vías de financiación

De todos modos, no sólo están los créditos de bancos y cajas de ahorros. Las empresas turísticas dispondrán de nuevos créditos Emprendetur y FOMIT en 2013, según anunció recientemente la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego.

Otra fórmula al alza para obtener financiación es el capital riesgo. La inversión de las entidades de capital riesgo en negocios de hostelería y ocio en España alcanzó los 198,7 millones de euros durante 2012, lo que significó un crecimiento interanual del 275%. Ver El capital riesgo invierte en España 8 de cada 100 euros en turismo.

Una era diferente

La era del dinero abundante y barato llegó a su fin y ahora vivimos en otro período histórico muy diferente. Probablemente el crédito seguirá siendo escaso y caro durante bastante tiempo, en comparación con otros países europeos.

Por ello, si las empresas turísticas quieren tener acceso a la financiación, tendrán que ser más transparentes y trabajar codo a codo con el sector para construir entre todos destinos de éxito.

Al fin y al cabo, la palabra crédito tiene varios significados. No sólo es una “cantidad de dinero que alguien debe a una persona o entidad”, también quiere decir “reputación, fama, autoridad en sentido favorable”.