Estadísticas de turismo: Expediente X

blogtur xavier canalisFue el escrito estadounidense Mark Twain quien proclamó “Hay tres clases de mentiras: las mentiras, las malditas mentiras y las estadísticas”. Lo cierto es que esta rama de la matemática interfiere constantemente en nuestras vidas, dado que en base a estos cálculos se toman decisiones políticas y empresariales que afectan a la sociedad, la economía, etc. Ahora bien, siendo España un país líder en turismo ¿contamos con las estadísticas adecuadas?

El diccionario de la Real Academia Española define la estadística como “rama de la matemática que utiliza grandes conjuntos de datos numéricos para obtener inferencias basadas en el cálculo de probabilidades”.

Y en España contamos con numerosas operaciones estadísticas sobre la actividad turística, entre ellas las encuestas de pernoctaciones en establecimientos reglados del Instituto Nacional de Estadística (INE) así como Frontur (entradas de turistas extranjeros), Egatur (gasto turístico) o Familitur (turismo de los españoles) del Instituto de Estudios Turísticos (IET).

La encuesta Frontur es probablemente la que mayor impacto mediático tiene. Es algo así como un marcador deportivo, sin complicaciones ni necesidad de entrar en los matices. El mensaje es de lo más sencillo: a más turistas, nos va mejor… Supuestamente. Ver también ¿Engañamos a nuestros lectores con las cifras de turistas y de gasto turístico?

Claro que, cuando Frontur ofrece resultados que no gustan a los políticos, sobre todo en las comunidades autónomas, entonces se lía parda.

Aún recuerdo el cabreo fenomenal que agarró cierto consejero de Turismo hace años, cuando le pregunté por qué motivo caían las llegadas de turistas extranjeros a su región, tal como mostraba Frontur. “¡Eso no sirve de nada!. No es ciencia ni es nada!”, me gritó. Luego se suavizó: “Nosotros tomamos como referencia el número de viajeros según la encuesta de pernoctaciones del INE, eso sí es serio”.

La semana pasada, volví a escuchar una queja recurrente en nuestro sector turístico. “Es difícil hacer previsiones en el ámbito turístico porque los datos oficiales disponibles requieren una notable mejora”. Así de claro se expresaba el profesor de Economía Juan Antonio Duro, coordinador del Índice UAB de Actividad Turística.

Y es que, según explicó Juan Antonio Duro en la presentación de dicho informe de previsiones, los investigadores suelen detectar contradicciones al comparar las encuestas del INE con las del IET. “Afortunadamente, parece que este problema será resuelto”, dijo Duro, refiriéndose a la mayor colaboración que a partir de ahora se establecerá entre ambos organismos. Ver El INE colaborará en las estadísticas de Frontur, Familitur y Egatur.

Pero de momento, las discrepancias siguen estando ahí. Les pondré un ejemplo.

Según la balanza de pagos del Banco de España, los ingresos por turismo apenas crecieron un 1% durante el período enero-abril.

Sin embargo, según la encuesta Egatur del IET, en el conjunto de los cuatro primeros meses del año los turistas extranjeros que viajaron a España gastaron un 7,5% más.

Es cierto que la balanza de pagos y la encuesta Egatur son dos indicadores diferentes. La primera se ciñe al gasto realizado por los turistas extranjeros en el destino, mientras que la segunda contempla todos los gastos relacionados con el viaje del turista a España, incluyendo la contratación de servicios en origen, el transporte, el gasto realizado en el propio destino, etc.

Pero aún así, entre el exiguo +1,08% de la balanza de pagos y la robustez del +7,5% de Egatur hay demasiada diferencia… Algo no acaba de cuadrar.

La semana pasada charlé con la directora de un observatorio turístico local, quien me reconoció: “Es muy complicado medir el gasto turístico a través de una encuesta. Lo hemos comprobado, no sabes realmente si lo que la gente responde se ajusta poco o bastante a la realidad”.

dilbert-statistics-and-sampling

Lecturas interesadas

Son precisamente los observatorios turísticos locales los que tienen un conocimiento más exacto sobre los indicadores de un destino: número de hoteles, plazas abiertas, grado de ocupación, etc. Y según me comentan desde estas entidades, “las diferencias respecto a las estadísticas del INE son mínimas”.

El problema es quién y cómo interpreta las estadísticas, qué lecturas interesadas se quieren ofrecer, etc.

Puede ocurrir, por ejemplo, que según el INE un destino tenga medio centenar de hoteles, pero según el observatorio local sean en realidad 75. Curiosamente, ambos tienen razón.

Y es que el INE ofrece en sus balances anuales el número de “establecimientos abiertos estimados*” en cada destino, donde el asterisco corresponde a la media anual. Este matiz tiene una gran importancia en España, debido a la elevada estacionalidad del sector turístico.

Lo mismo hay que tener en cuenta cuando se divulgan datos de ocupación hotelera. Si por ejemplo alguien dice que la ocupación en invierno en un destino X es del 40%, superior al 35% del año pasado, y se cuelga una medalla, pero omite explicar que hay menos establecimientos abiertos, la lectura es incompleta e interesada.

¿Contamos con las estadísticas de turismo adecuadas en España? Esperemos que la colaboración entre el INE y el IET comience pronto a dar sus frutos, como dicen los investigadores.

Pero en todo caso, esperemos también que todos (políticos, medios de comunicación, gestores de destino, empresas, etc) hagamos un uso más justo de ellas.

Quizá sí tenemos las estadísticas adecuadas de turismo… Otra cosa es utilizarlas de manera adecuada.

Tags de HOSTELTUR: Estacionalidad, Gasto turístico, Pernoctaciones hoteleras, Turespaña, comunidad hosteltur, Indicadores turísticos, INE, indicadores, IET, Frontur, Egatur, Familitur, post, Banco de España, Balanza de pagos, Xavier Canalis, Juan Antonio Duro, Ministerio de Turismo.