Estación Paseo de Gracia de Barcelona: una trampa para turistas

blogtur xavier canalisOpinión/ Una trampa para turistas. Así podríamos definir la sensación que experimentan cada día decenas de turistas que llegan a Barcelona por tren y salen a la calle desde la estación subterránea de Paseo de Gracia. La situación hace más de un año que que dura y ni Renfe, ni Adif  ni Turisme de Barcelona han tomado medidas para evitar este mal trance a los turistas.

Y es que, al comenzar las obras de reforma de la citada estación, el vestíbulo principal de la estación fue cerrado y ahora sólo existe un acceso secundario  desde la calle Pau Claris, paralela a Paseo de Gracia. Además, los accesos directos desde la estación al metro quedaron tapiados.

Es por ese punto de la calle Pau Claris donde los viajeros, directamente desde las vías, salen a la superficie. Las personas habituadas a coger el tren para ir a trabajar a Barcelona ya saben qué camino seguir, pero los turistas extranjeros irremediablemente se quedan desorientados.

Estación de Paseo de Gracia

Cuando comenzaron las obras de la estación de Paseo de Gracia, Renfe pintó unas señales en el suelo para guiar a los usuarios por la calle hasta las estaciones de metro, pero con el tiempo han quedado casi completamente borradas.

Ahora no hay señales en el suelo, ni mapas en los túneles que orienten al viajero respecto a la zona de la ciudad donde está, ni personal de atención con inglés que ayude a las decenas de personas que se pierden ahí cada día. Muchos llegan cargados con maletas desde el aeropuerto.

Para agravar la situación, el punto de venta de billetes provisional situado en la superficie de la calle Pau Claris ya no despacha billetes de larga distancia. Los viajeros se ven obligados a ir hasta la estación de Sants.

Los turistas no sólo tienen problemas nada más salir a la superficie. Llegar hasta la estación de Paseo de Gracia puede ser una odisea para ellos, al no funcionar todavía los accesos directos de metro y al estar borradas las señales en la calle.

Pero no echemos toda la culpa a Renfe. También está cayendo en una grave dejación de responsabilidades la institución Turisme de Barcelona. ¿Tanto cuesta desplazar algunos informadores o guías a este punto de la ciudad tan conflictivo?

Y oigan, si hablamos de lo que cuestan las cosas, podríamos recordar que los turistas deben pagar en Cataluña una tasa turística por pernoctar en hoteles.Ver también Barcelona recaudará 24 M € al año gracias a la tasa turística.

¿No se supone que dicha tasa debería servir, entre otras cosas, para garantizar a los viajeros unos servicios de calidad mínimos, para asegurarles que no les fallaremos en cosas tan esenciales?

Turistas impotentes

He escrito este post el miércoles 2 de octubre, en un momento de indignación, en el portátil, mientras regreso en tren hacia casa.

Y es que, por tercera vez en poco tiempo, he perdido el tren tras haberme parado a ayudar a grupos de turistas que estaban completamente desorientados al salir por Pau Claris, o me ha tocado hacer de intérprete entre turistas y revisores debido a dudas sobre billetes…

Al hablar con estos turistas ves de inmediato expresiones de confusión, temor, desorientación, frustración…

Inmediatamente, cuando les ayudas, ya respiran aliviados, te dan gracias sinceras… Y seguiré ayudándoles, claro, pese a que siga perdiendo mi tren. Pero Renfe y Turisme de Barcelona tienen que reaccionar ya.