Los turistas españoles viajarán más en 2014 tras cinco años de crisis

xavier canalis foto c

Xavier Canalis

Análisis/ 2014 marcará el inicio de la recuperación de la economía española, según las previsiones del Gobierno y varias instituciones. ¿Pero será también 2014 el año en que se consolidará la recuperación del turismo emisor español?  Varios indicadores nos ofrecen pistas al respecto

La balanza de pagos del Banco de España es uno de los indicadores más fiables para conocer la evolución del turismo emisor español, ya que permite conocer el dinero que gastan los viajeros residentes en España cuando viajan al extranjero. En la siguiente tabla vemos la evolución que ha registrado dicho indicador desde el inicio de la crisis económica.

La cifra de 2013 es una estimación basada en la tendencia de crecimiento de los 10 primeros meses del año. De hecho, el repunte comenzó a partir de mayo (+2,1%) y continuó en junio (+3,3%), julio (+6%), agosto (+4,9%), septiembre (+9,2%) y octubre (+10%).

De este modo, en el período acumulado de los 10 primeros meses del año los pagos de los viajeros españoles en el extranjero sumaron 10.093 millones de euros, lo que significó un crecimiento interanual del 1,2%.

pagos

Por otra parte, la cifra de negocio de las agencias de viajes y turoperadores aumentó un 5,9% en octubre de 2013 respecto al mismo mes del año anterior, según el INE.

Fue el segundo crecimiento mensual consecutivo, ya que la facturación de estas empresas aumentó un 2,1% en septiembre. Sin embargo, en el acumulado de los 10 primeros meses del año, la facturación de las agencias de viajes y operadores registró un descenso interanual del 4,5%.

Una recuperación tímida

¿Se mantendrá esa recuperación del turismo emisor español en 2014? El entorno económico y el clima de confianza de los consumidores son las claves.

En este sentido, cabe recordar que la economía española salió de la recesión técnica en el tercer trimestre de 2013, la segunda que ha sufrido desde el estallido de la crisis y la más larga del periodo democrático. En todo caso, el PIB apenas creció un 0,1% entre julio y septiembre.

Con ese crecimiento del 0,1%, la economía española entró en positivo tras nueve trimestres de contracción. Según el Banco de España, durante el tercer trimestre la economía española prolongó la “mejora gradual” que se venía observando desde principios de 2013, en un entorno caracterizado por un “cierto alivio” en las tensiones financieras y una mejora de la confianza.

Por otra parte, según las previsiones del FMI, la economía española cerró el ejercicio 2013 con una contracción del 1,3%, aunque en 2014 volverá a crecer (+0,2%) tras dos años consecutivos en negativo.

El FMI es menos optimista que el Gobierno español, cuyas últimas proyecciones apuntan a una contracción del 1,3% en 2013 y un repunte del 0,7% para 2014.

En todo caso, las cifras de desempleo de España (26%) siguen estando entre las más altas de la Unión Europea, junto con Grecia. Tanto el FMI como el Gobierno creen que en 2014 esta tasa de paro variará a la baja, pero muy pocas décimas. Cabe recordar que la tasa de paro de la Eurozona se sitúa en el 12%.

Por tanto, una recuperación incipiente de la economía española en 2014 se traducirá en un repunte tímido del consumo turístico.

En este sentido, y según las previsiones avanzadas por el informe de tendencias ITB World Travel Trends Report, elaborado por la consultora IPK International para la feria turística de Berlín, los viajes desde España al extranjero aumentarán un 2% en 2014, tras la caída del 4% que se observó en 2013.

Otra estimación que invita a un moderado optimismo es realizada por ACAV-UCAVE, la patronal de agencias de viajes de Cataluña. Dicha asociación considera que “tras años de números negativos y continuo decrecimiento”, 2013 pudo cerrarse con “una leve mejoría respecto al año anterior”, con un crecimiento en las ventas de alrededor del 5%.

PORTADA-234

La portada de la revista Hosteltur de enero de 2014.

Otra tendencia que se observa es que la recuperación del mercado emisor español no está siendo homogénea en todos los segmentos de demanda.

En este sentido, no hay que olvidar que el 45,8% de los hogares españoles no se pudo permitir unas vacaciones fuera de casa al menos durante una semana en 2013, según la Encuesta de Condiciones de Vida del INE.

Así, durante los ocho primeros meses de 2013, los viajes de los españoles al extranjero disminuyeron casi un 12% respecto al mismo período del año anterior, según la encuesta Familitur del Instituto de Estudios Turísticos.

Pero por otra parte, los pagos de los viajeros españoles en el extranjero se mantuvieron estables. Dicho de otro modo: viajaron menos españoles pero los que salieron fuera gastaron más, al aumentar el gasto por viajero.

Por otra parte, en 2013 retrocedieron “todos los tipos de viaje (fin de semana, puente, Semana Santa, etc) a excepción de las vacaciones de verano que mostraron un crecimiento”, según apuntó el IET, basándose en el análisis de los datos provisionales recogidos hasta octubre.

Última hora por incertidumbre

En España, las ventas de última hora se han consolidado tras cinco años de crisis. En otros países europeos, cuando estalló la crisis económica y financiera en 2008, las reservas de última hora tambiéns se dispararon durante los dos años siguientes.

Sin embargo, tal tendencia se aminoró a partir de 2011 en mercados emisores como Alemania y Reino Unido, ya que los consumidores comenzaron a ser más optimistas sobre su futuro.

La razón por la que un consumidor compra más tarde es simple: no está seguro si podrá marcharse de vacaciones debido a la incertidumbre económica.

Una vez se recupera la confianza y sabiendo que además puede obtener ciertas ventajas si reserva anticipadamente, las reservas de última hora pierden impulso, tal como pasó en Alemania a partir de 2011, coincidiendo con el inicio de la recuperación en la locomotora europea.

Pero en España no pasó lo mismo. Por ejemplo, el 60% de los viajes de ocio realizados por los turistas españoles en el primer semestre de 2012 se planificaron con menos de una semana de antelación, según datos de la empresa de estudios de mercado Trakvelling.

Además, en dicho período se cancelaron cerca de 1,37 millones de viajes como consecuencia de problemas económicos o falta de dinero. Es decir, uno de cada cuatro viajes cancelados obedeció a ese motivo.

Si la economía española consolida su recuperación en 2014 y disminuyera el clima de incertidumbre, cabría esperar que las reservas de última hora perderían peso.

Sin embargo, a pesar de las previsiones macroeconómicas que apuntan a una recuperación en 2014, el nivel de paro en España sigue estando entre los más altos de Europa. Y esas altas tasas de desempleo probablemente seguirán pesando mucho en la mente del consumidor.

Este artículo ha sido publicado en la revista HOSTELTUR de enero y forma parte del tema de portada, que se puede descargar como pdf a través del siguiente enlace: El turismo vislumbra la luz al final del túnel.