¿Existe una burbuja de apps en la industria turística?

xavier canalis foto c

Xavier Canalis

Análisis/ Las aplicaciones para smartphones y tablets han supuesto una gran innovación para el márketing turístico, al abrir nuevas vías de promoción y comercialización de todo tipo de productos y servicios, permitiendo upgrades, ventas cruzadas, fidelizar clientes, mejorar la experiencia del visitante, etc. Cada día se lanzan nuevas apps ¿pero habrá mercado para todas?

Tres apps que me han llamado la atención con el arranque del año 2014 son las siguientes:

  • Una aplicación móvil que “transporta” a los a visitantes al puerto de Arromanches en Normandía (Francia) durante la Segunda Guerra Mundial. Esta app ha ganado el Premio Ulises 2014 concedido por la OMT.
  • La app Islas Canarias Watersports Experience Versión 2.0 editada por Promotur y diseñada para los amantes de los deportes náuticos. Se trata de una guía especializada que ofrece información detallada de las mejores zonas, cómo llegar, servicios disponibles, estado del tiempo, etc.
  • My Costa Mobile, una nueva aplicación de la naviera Costa que permite a los pasajeros de estos cruceros llamar y chatear a bordo de los 14 buques de su flota sin ningún coste y de forma ilimitada, gracias a la red wifi del barco.

Las tres apps tienen un factor en común: están diseñadas para exprimir al máximo el binomio destino-producto turístico, sea una ruta histórica, una experiencia náutica o un crucero entero.

En cualquier caso, la industria turística cada vez está más abastecida por apps de todo tipo.

apps

Por ejemplo, recientemente se entregaron los premios a las aplicaciones turísticas ganadoras del concurso “The AppTourism Awards 2014”, organizado por Segittur en colaboración con Fitur.

Un total de 125 aplicaciones se inscribieron para dicho concurso: en el apartado nacional el jurado valoró apps de turismo cultural (31 proyectos), sol y playa (10), turismo activo (9) y servicios turísticos (34); y en la categoría internacional se presentaron apps guía de destino (20) y mejora de la experiencia del turista en el viaje (21).

Las ganadoras fueron:

  • Be Your Guide-Toledo, en la categoría nacional de Turismo Cultural
  • Naturapps, galardonada como mejor app turística nacional a Turismo Activo
  • AsturPlaya, en la categoría de mejor app turística nacional de Sol y Playa.
  • Eltenedor.es, premio a la mejor app turística nacional de Servicios Turísticos
  • To Norway, premio a la mejor aplicación internacional como guía de destino
  • Skyscanner, premio a la mejor app turística internacional que mejora la experiencia del turista en el viaje

Pero es que hay muchísimas más. De hecho, Segittur también ha presentado, en formato pdf, la Guía de Aplicaciones Turísticas 2014, que recoge una selección de las 150 aplicaciones turísticas “más representativas” de los distintos servicios y productos que utiliza el turista durante el viaje, distribuidas en seis categorías: transporte, alojamiento, ocio y restauración, turismo activo, destinos y utilidades.

Y hay muchos miles más de apps turísticas. El sector se está viendo inundado por apps de todo tipo, impulsadas tanto desde el sector público (desde pequeños pueblos a países enteros) como desde las empresas (incluyendo multinacionales y pymes).

¿Pero todo lo que se está lanzando en apps tendrá utilidad? ¿Cuál será el ciclo de vida de estas aplicaciones? ¿Habrá valido la pena la inversión?

Toni Mascaró, fundador de la empresa tecnológica eMascaró, nos advertía hace un año de lo siguiente: “Al mismo tiempo que afirmo que el mundo de las apps está llamado a revolucionar el sector turístico, también tengo que afirmar que existe una burbuja en esta área. Todo el mundo está haciendo apps para todo y al final sólo sobrevivirán unos pocos”. Ver Destinos que intentan intermediar online: más fracasos que éxitos.

En cualquier caso, las apps han supuesto una gran innovación para la industria turística y en el futuro su uso continuará extendiéndose, a medida que los jóvenes hiperconectados de la generación Millennial viajen más y que las nuevas clases medias de las economías emergentes se vayan incorporando al mundo del turismo, todo ello en paralelo a los avances tecnológicos en dispositivos móviles y sistemas operativos, la implantación progresiva de zonas de wifi gratis en los destinos, el fin del roaming en la Unión Europea, etc.

Al fin y al cabo, las apps son parte intrínseca de la nueva revolución del turismo que no se puede detener: la movilidad.