El turismo se hunde en Crimea tras la anexión de Rusia

BBCBBC NEWS.- Ha sido el año en que todo ha cambiado en Crimea. La súbita aparición de hombres armados en uniformes de camuflaje, que poco a poco llevó a la anexión de Rusia, nuevas banderas, nuevos pasaportes, y sanciones de Occidente. Para la principal industria de la península, el turismo, este año ha sido catastrófico.

“Hay menos gente este año”, explica una turista. “Es mucho más fácil encontrar una hamaca en la playa. Normalmente tenías que hacer cola para conseguir una”, añade.

Natasha, una profesora de San Petesburgo, es una visitante frecuente de Crimea pero dice que este verano tenía más ganas de venir tras la controvertida anexión de la península por parte de Rusia.

druzhba-soviet

El hotel Druzhba, cerca de Yalta, fue construido en 1984, con un diseño futurístico.

Las sanciones de Occidente significan que los cruceros extranjeros ya no atracan en los puertos de Yalta o Sebastopol. Muchos turistas de Ucrania han dejado de venir y la ruta por carretera que unía Crimea con Rusia ha dejado de ser usada por los turistas rusos debido a los combates.

En la playa se comenta también que hay un nuevo tipo de turista ruso en Crimea. Desde que estalló la crisis en Ucrania, más de cuatro millones de rusos que trabajan para el Gobierno han recibido la orden de no viajar de vacaciones al extranjero, por motivos de seguridad.

Noticia original: Tourism takes a nosedive in Crimea.
Fuente: BBC News

ARTÍCULO RELACIONADO:
La venganza de la geografía sobre el turismo: el caso de Rusia