Barcelona, de modelo de éxito turístico a laboratorio de pruebas

Xavier Canalis

Xavier Canalis

Análisis/ Ada Colau, ganadora de las elecciones municipales de Barcelona y nueva alcaldesa de la capital catalana, declaró recientemente que “el modelo turístico de la ciudad está fuera de control”. Su hoja de ruta puede suponer un cambio radical en la planificación, ordenación y promoción del turismo.

Y es que el partido de Ada Colau, Barcelona en Comú, sostiene que durante los últimos años “no se ha escuchado a la ciudadanía que estaba denunciando la ausencia de políticas turísticas. Ha faltado diálogo con los vecinos y debe enmendarse este error”.

Así lo explicó una portavoz de dicha formación, Gala Pin, durante un debate organizado por la Asociación Catalana de Profesionales Turísticos, tal como informamos en HOSTELTUR.

Según añadió Gala Pin, “el turismo de calidad se debe medir en base a la calidad de vida de los propios ciudadanos. Y por tanto el balance en Barcelona es desastroso. Ahora mismo el modelo turístico de la ciudad está fuera de control porque falta un liderazgo público”.

Moratoria hotelera y de pisos turísticos

Así, el partido de Ada Colau propone “parar la concesión de todas las nuevas licencias de alojamientos y hoteles”, para elaborar a continuación “un plan especial urbanístico de turismo pues los planes estratégicos no son vinculantes, sólo son buenas palabras”.

Tal moratoria hotelera podría paralizar numerosas inversiones. Por ejemplo, la contrucción de un hotel Four Seasons en la torre Deutsche Bank (en la confluencia del Paseo de Gracia con la Diagonal) se ve ahora amenazada, según informa El Confidencial. La inversión total de este proyecto asciende a 150 millones de euros.

En un segundo debate organizado por la Facultad de Turismo y Dirección Hotelera Sant Ignasi (HTSI), otra candidata de Barcelona en Comú, Janet Sanz, indicó que el principal reto en cuanto a la gestión del turismo “es hacer compatible la ciudad turística con la ciudad de los barrios y optimizar el reparto de los beneficios que aporta la actividad turística. Barcelona es un patrimonio colectivo, y los vecinos y vecinas tienen que poder vivir en estos barrios”.

Ada Colau

El impuesto por pernoctaciones dejaría de financiar la promoción turística

Además de paralizar la concesión de nuevas licencias de hoteles y pisos turísticos, Barcelona en Comú pretende dedicar el 100% de la recaudación del impuesto turístico a servicios para la ciudadanía, en lugar de financiar la promoción turística.

Cabe recordar que el impuesto sobre estancias en establecimientos turísticos, que recauda la Generalitat de Cataluña, generó 21 millones de euros en Barcelona el año pasado. De dicha cantidad, el 34% (siete millones) es transferido a la ciudad, que lo gestiona a su conveniencia.

De esos siete millones de euros del impuesto turístico que gestiona el Ayuntamiento, hasta ahora la mitad de dicho importe ha servido para financiar diferentes iniciativas municipales mientras que la otra mitad se transfería al organismo de promoción Turisme de Barcelona.

Pero según recoge el programa electoral de Barcelona en Comú, el impuesto se destinaría a “compensar los impactos negativos de la industria del turismo”con medidas como:

  • “Otorgar a los residentes en las zonas de mayor presión turística ayudas al alquiler social, ayudas fiscales para el comercio de proximidad, campañas de sensibilización y educación del turista.
  • Cumplir los planes de usos de los barrios turísticos para proteger el pequeño comercio.
  • Apoyar iniciativas colectivas de pequeños comercios, cooperativas y empresas incipientes relacionadas con el turismo
  • Aumentar los espacios verdes para contrarrestar parte del impacto ambiental del turismo.
  • Garantizar la suficiencia del transporte público en momentos y zonas de alta afluencia de turismo.
  • Crear un Consejo Ciudadano de Turismo con voz y voto sobre las prioridades en el gasto del impuesto turístico, y fiscalizar a Turisme de Barcelona para que cumpla lo que establece la ley”.

Ver también Los cambios radicales del turismo en Barcelona si Ada Colau es la próxima alcaldesa.

Un gobierno en minoría

Ahora bien, una cosa es lo que promete cualquier programa electoral y otra lo que finalmente se cumple.

Y en este sentido, cabe recordar que Barcelona en Comú ha obtenido 11 concejales, lejos de la mayoría absoluta (21 ediles).

Esta situación de un gobierno en minoría obligará a Ada Colau a buscar alianzas estables o acuerdos puntuales para aprobar presupuestos, proyectos, normativas, etc.

En todo caso, las próximas medidas que Ada Colau tome en relación a proyectos hoteleros, impuesto de pernoctaciones, ordenación de autocares turísticos, regulación de apartamentos, nuevas normativas de bed & breakfast, inspecciones, etc, harán que pronto sea catalogada en los titulares de prensa como “amiga” o “enemiga” del turismo.

En lo que respecta al turismo, actividad económica que genera el 14% del PIB de Barcelona, la clave para los próximos cuatro años es si los diferentes partidos serán capaces de alcanzar un pacto de mínimos. Al menos en lo que se refiere al destino de la tasa turística así como a las características y duración de la previsible moratoria hotelera en ciernes.

Ver también Barcelona: el sector turístico pide medidas para no morir de éxito.