Rusia y Turquía: turismo y geopolítica protagonizan de nuevo un peligroso juego

Xavier Canalis

Xavier Canalis

Análisis/ Los principales mercados emisores de Turquía son Alemania (5,2 millones de turistas el año pasado), Rusia (4,4 M), Reino Unido (2,6 M), Irán (1,6 M) y Holanda (1 M). Pero este martes, un avión de las fuerzas áreas rusas que estaba operando en Siria fue derribado por aviones de combate turcos en un confuso incidente. Turismo y geopolítica van a protagonizar de nuevo un peligroso juego.

De momento, los medios y las autoridades rusos han cargado sin medias tintas contra el gobierno de Ankara.

Russia Today: “Turquía ha apuñalado por la espalda a Rusia al derribar un avión de combate ruso y actuar como cómplice de los terroristas, ha dicho el presidente ruso Vladimir Putin“.

El presidente ruso denuncia además que “Estado Islámico gana millones de dólares vendiendo petróleo y están protegidos por los militares de una nación entera“, en referencia a Turquía. Según Moscú, el citado grupo terrorista exporta el petróleo desde las zonas de Siria que controla a través de Turquía.

El mismo Putin reconoce que el derribo del avión de combate ruso por parte de F-16 turcos va a tener graves consecuencias en las relaciones entre ambos países.

Probablemente, este incidente también va a influir en el ánimo de los turistas rusos de cara a la temporada 2016.

Momento en que el avión de combate ruso fue abatido por un misil lanzado por un caza turco.

Momento en que el avión de combate ruso fue abatido por un misil lanzado por un caza turco.

El año pasado, Turquía recibió cerca de 4,4 millones de turistas rusos. Sin embargo, en 2015 esta cifra ha caído un 30% debido principalmente a los problemas económicos que atraviesa Rusia, según informó el diario turcoHurriyet el pasado 16 de agosto.

La caída de la demanda coincide además con un aumento de la oferta hotelera en Turquía. Según la federación turca de empresas turísticas Turofed, en los próximos dos años la oferta de alojamiento de Turquía se verá incrementada en 341 hoteles que sumarán 58.321 habitaciones. VerTurquía, el nuevo gigante turístico más temido por España.

2016 se complica aún más

Si las perspectivas para 2016 ya eran difíciles, el sector turístico de Turquía lo va a tener ahora todavía más difícil para que lleguen turistas rusos.

Cabe recordar que este año el gobierno ruso está incentivando el turismo interior “pidiendo a sus ciudadanos, sobre todo a los funcionarios -y en Rusia hay muchísimos- que dejen sus pasaportes en casa. Incluso están subvencionando vuelos a Crimea”, según apuntaba recientemente Josep Maria Perramon, director de la oficina de promoción turística de Cataluña en Moscú. Ver Rusia: tendencias de un mercado emisor en transformación.

Así pues, no nos extrañe si una oleada de fervor patriótico en Rusia hace disminuir de manera brusca los viajes hacia Turquía en 2016… Y todos sabemos que la desgracia de unos destinos acaba siendo el beneficio de otros.