¿Afecta a las empresas turísticas el proceso independentista de Cataluña?

Xavier Canalis

Xavier Canalis

Análisis/ La decisión de los hoteleros barceloneses Jordi Clos y Pau Guardans de trasladar las sedes de sus negocios a Madrid ha hecho correr ríos de tinta. ¿Estamos ante un hecho puntual o bien asistiremos a una salida de empresas turísticas de Cataluña debido al proceso independentista?

Lo cierto es que la polémica sobre si hay fuga o no de empresas de Cataluñaha arreciado en las últimas semanas.

Y en este ambiente de nervios a flor de piel, se supo que el hotelero Jordi Clos ha trasladado la sede de su cadena Derby Hotels Collection de Barcelona a Madrid. Clos es además presidente del Gremio de Hoteles de la capital catalana.

Desde Derby Hotels subrayaron que la decisión “no tiene nada que ver con el proceso independentista” que vive Cataluña, y que tampoco está relacionado con la moratoria hotelera impulsada por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, según recogió la agencia de noticias Efe.

En cambio, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, aseguró que el traslado del domicilio social de Derby Hotels de Barcelona a Madrid “es fruto de la inestabilidad política que se vive en Cataluña“, en vez de los motivos fiscales que alegó la empresa.

Por su parte, tras ser consultado sobre cómo ve la situación política de Cataluña y el hecho de que algunas compañías hayan decidido llevarse su sede de Cataluña, el director de easyJet para España, Javier Gándara, apuntaba recientemente: “Todo lo que no aporte estabilidad, sea a nivel político u otro, nunca es bueno“.

Y según añadía Gándara, Barcelona seguirá siendo un destino atractivo para implantar hoteles por su capacidad de atracción turística,independientemente de donde un grupo tenga su sede. Ver easyJet aportará a El Prat 3,1 millones de pasajeros con la base que abrirá en febrero.

Motivos “de negocio”

Igualmente hemos sabido que el empresario catalán Pau Guardans también ha trasladado de Barcelona a Madrid el domicilio social de algunas de las sociedades con las que gestiona el Grand Hotel Central de Barcelona.

El propietario de la cadena Único Hotels, nieto del histórico político catalanista Francesc Cambó, cuenta actualmente con un portafolio de tres establecimientos hoteleros de lujo, uno en Barcelona y otros dos en Madrid: Hotel Único y The Principal.

Y según publicó El País, Guardans ha decidido centralizar en Madrid la gestión de sus hoteles, trasladando a la capital española la sociedades VL 30 Barcelona y Único Barcelona, que hasta ahora tenían su sede fiscal en la plaza de Urquinaona.

El nuevo domicilio fiscal está ubicado en el número 67 de la calle Claudio Coello de Madrid, donde está situado el Hotel Único, en el barrio de Salamanca.

En un comunicado, el grupo hotelero atribuye a motivos “de negocio” el hecho de haber concentrado en Madrid “el domicilio social de alguna sociedad que tenía su domicilio en Barcelona”.

“Las razones son estrictamente de tipo operativo y de simplificación de la organización societaria“, subraya el grupo, que aclara que esta decisión “no afecta a la explotación ni a ningún traslado de recursos humanos ni de áreas de negocio”.

Círculo de Economía: “Efectivos negativos ciertos”

En cualquier caso, en las últimas semanas se han conocido otros casos de importantes empresas que han trasladado la sede social a Madrid, como Suez Environment, propietaria del Grupo Agbar, o el gigante cárnico Valls Companys.

Y según ha informado el diario Expansión, 3.000 empresas se van de Cataluña desde el inicio del desafío secesionista.

Entre ellas NH Europa, “una filial de NH Hoteles encargada de gestionar las participaciones hoteleras de la compañía fuera de España, y que recientemente ha decidido mudarse a Madrid. Su nueva ubicación corresponde a las oficinas centrales del grupo en la capital española”, según ha informado el citado diario económico.

Y en este contexto, el Círculo de Economía de Barcelona ha hecho pública una dura nota de opinión respecto a la declaración independentista aprobada por el Parlament de Catalunya el pasado 9 de Noviembre con el voto de los 72 diputados de Junts pel Sí y la CUP.

“La ruptura de la legalidad que implica esa declaración ha tenido, desde el minuto uno de su aprobación, efectos negativos ciertos y objetivos en las decisiones empresariales de inversión así como en localización de sedes corporativas en Cataluña“, afirma dicha entidad.

“La inseguridad jurídica y la incertidumbre empresarial que crea esa declaración son altamente perjudiciales para la fortaleza de la economía catalana, la creación de riqueza y la generación de empleo”, dice el Círculo.

“Pero estos efectos se magnificarían de confirmarse la formación de ungobierno de mayoría inestable, sometido a condiciones de plazo y comprometido con políticas y regulaciones susceptibles de crear una fuerte incertidumbre en las empresas, los inversores y los ahorradores”, añade el Círculo de Economía. La nota completa se puede leer en este enlace.

Repercusión internacional

Ahora hace un año, durante un debate organizado por la Asociación Catalana de Profesionales del Turismo (ACPT) el diputado del PP Rafael Luna afirmó que el proceso independentista habría frenado el proyecto Barcelona World (que necesita fuertes inversiones internacionales) ,”por la inseguridad política que ya está teniendo Cataluña”. Ver también el artículo publicado en HOSTELTUR El turismo en una Cataluña independiente: tres escenarios.

Por otra parte, y según advertía un informe elaborado por la firma Bric Consulting el pasado mes de julio, el proceso soberanista ha desanimado inversiones hoteleras en Barcelona por parte de fortunas latinoamericanas.

Tampoco ayudará a atraer inversiones extranjeras el demoledor artículo publicado por Financial Times: “La locura de la carrera de Cataluña hacia la independencia“, publicado el pasado 11 de noviembre.

Una bandera independentista ondeando en un municipio de Cataluña.

Una bandera independentista ondeando en un municipio de Cataluña.

Felip Puig: “No hay fuga de empresas”

“No es verdad que haya fuga de empresas en Cataluña”, sostiene el consejero de Empresas y Ocupación de la Generalitat, Felip Puig, quien también es responsable de Turismo.

Y es que según asegura Puig, “hay una campaña orquestada para introducir el miedo en las empresas, los inversores y los ciudadanos de Cataluña, basada en informaciones distorsionadas que no se ajustan a la realidad y no aguantan comparativas”.

En este sentido, según afirma el consejero de la Generalitat, “hay empresas que cambian la sede fiscal pero no han modificado la ubicación de su unidad productiva”.

Y además, dice Felip Puig, el año pasado un total de 987 empresas cambiaron su sede fiscal en Cataluña, frente a 1.388 que lo hicieron en la Comunidad de Madrid, según datos de Axesor.

“Tomando este misma fuente de información, vemos que durante los últimos tres años, en Cataluña 2.650 empresas han cambiado de sede fiscal mientras que en Madrid lo han hecho 4.102 sin proceso soberanista”.