Google será nuestro agente de viajes personal en la nube

Xavier Canalis

Xavier Canalis

Análisis/ La enésima aplicación que lanza Google para que los usuarios planifiquen sus viajes se llama Trips, que se suma a las ya conocidas Fligthts, Hotels, Destinations, Maps, Now, Street View, Earth… de las que ya hemos hablado en HOSTELTUR en anteriores ocasiones. Mil y una veces ha dicho el gigante tecnológico que no quiere ser una agencia de viajes. Y es cierto. Pero sí quiere llegar a ser nuestro agente de viajes conectado las 24 horas del día en todos los rincones del mundo. Otra cosa es el modelo de negocio.

Según relatan algunos blogs especializados, “a pesar de que aún no está disponible oficialmente, se filtra Google Trips, un organizador de viajes para móviles“. Ver también Hemos probado la nueva app de viajes de Google.

La nueva aplicación Trips funciona todavía en fase beta y es muy pronto para saber cómo será aceptada por el mercado.

En cualquier caso, la compañía asegura que “no tiene ningún interés en ser agencia de viajes, ni completar las transacciones. Se ha producido una mala interpretación de lo que quiere Google”, decía Javier Delgado, directivo de la empresa, ante los temores que suscitan sus operaciones.

Y es verdad: para Google el modelo de negocio no es vender viajes y recibir por ello una comisión del proveedor y/o gastos de gestión del cliente.

Aunque indirectamente sí cobra, vía anuncios en el buscador Google, plataforma que redirige potenciales clientes a los hoteles, agencias, aerolíneas, etc. Ver El coste oculto de adquirir un visitante online: de 21 a 30 dólares.

Su modelo de negocio se basa en vender datos. Trillones de datos. Nuestros datos.

Por dónde nos movemos, con qué frecuencia, qué leemos, qué miramos, qué nos interesa… Y las aplicaciones lanzadas por Google son redes para capturar esos datos. Trips será una app más con el mismo objetivo básico que sus aplicaciones predecesoras, con las que se acabará integrando.

Inteligencia artificial, el siguiente paso

Datos que, convenientemente filtrados, serán procesados mediante inteligencia artificial para aprender a anticipar nuestros próximos movimientos. Algo que en teoría nos ayudará cuando salgamos de viaje pero que también resultará muy útil a las empresas que quieran vendernos productos y servicios. Y esto no es ninguna teoría conspiratoria.

Vean lo que dice Sundar Pichai, CEO de Google, en el blog oficial de la compañía: “De cara al futuro, el próximo gran paso será que el propio concepto de ‘dispositivo’ se desvanecerá. Con el paso del tiempo, el propio ordenador, cualquiera que sea su forma física, será un asistente inteligente que le ayudará a lo largo del día. Evolucionaremos desde el móvil a un mundo de Inteligencia Artificial”.

Así que ya lo ven. Google pretende que esa inteligencia artificial omnipresente en “la nube” sea nuestro agente de viajes…

¿Y qué van a hacer las agencias de viajes al respecto? Pues algunas de ellas también tienen claro que su supervivencia futura dependerá también de los datos.

Por ejemplo, Expedia ya ha preguntado a los consumidores de la generaciónMillennial si estarán dispuestos a cederle el uso de datos personales, a cambio de algo (descuentos, promociones personalizadas, etc). Y el 77% dice que “OK”. Porcentaje que sube hasta el 93% en el caso de los Millennials ya registrados con alguna agencia online.

expedia_datos_3

Tecnofobia

Pero el futuro no está escrito. También cabe la posibilidad que aumente la tecnofobia entre algunos grupos de la sociedad.

De hecho, directivos de compañías tecnológicas, millonarios y cantantes famosos están abandonando sus smartphones y sustituyéndolos por teléfonos móviles sin conexión a internet, los aparatos conocidos como flip-phone.

Y muchas personas dan este paso por cuestiones de seguridad y privacidad,según nos explica BBC News en este artículo.

Y si quieren profundizar más, lean esta entrevista a Evgeny Morozov publicada en El País, donde el intelectual bielorruso, autor de ‘La locura del solucionismo ­tecnológico (Clave Intelectual, 2015)’, dice cosas como: “Los datos son una de las más preciadas mercancías” y “Muchos de los dispositivos inteligentes que nos rodean reflejan intereses y compromisos de la gente que los fabrica o configura”.

La tecnofobia, mal que le pese a Google y a otros, es una tendencia a tener en cuenta.