¿A quién beneficia una moratoria hotelera?

Xavier Canalis

Xavier Canalis

Análisis/ ¿Existe una relación directa causa-efecto entre el aumento del Revpar registrado en los hoteles de Barcelona el año pasado (+13%) y la moratoria hotelera dictada por la alcaldesa Ada Colau?

Como podemos observar, el RevpPAR se situó en 91 euros el año pasado, un 13,2% más.

Por otra parte, la tarifa media diaria (ADR) alcanzó los 117,6 euros, lo que significó un aumento del 7,9%.

Pero recordemos que la moratoria hotelera fue aprobada el 2 de julio del año pasado.
Por tanto, el tiempo transcurrido hasta final de año es muy corto (apenas seis meses) en comparación con el aumento del RevPAR del 13% y del ADR del 7,9% registrado en el total del ejercicio.

hoteles_barcelona

“Oferta inelástica”

En cualquier caso, un informe de BRIC Consulting presentado esta semana advierte que el mercado hotelero de Barcelona se ve afectado por “un contexto de demanda creciente de forma sostenida y oferta perfectamente inelástica a medio plazo por motivos exógenos”.

“Se crea así un mercado intervenido, con un modelo productivo inspirado en lacompetencia imperfecta favorecida por la administración pública mediante el establecimiento de barreras de entrada”, añade el citado informe en referencia a la moratoria de alojamientos.

El mismo informe recuerda que la moratoria dejó en suspenso 29 proyectos hoteleros.

No obstante, “de 2014 a junio de 2016, Barcelona añadió una media de 850 habitaciones a su planta hotelera cada año. En 2015, el número de aperturas fue de 14 establecimientos y existen más de quince proyectos con todas las licencias, que siguen adelante sin depender de la resolución de las actuales circunstancias administrativas”.

Ver también Hoteles de Barcelona: 10 claves de un mercado tocado por la moratoria.

Aumento de la oferta ilegal de alojamiento

A ese aumento de la oferta hotelera debe añadirse el crecimiento de la oferta ilegal formada por pisos turísticos no reglados, que escapan de cualquier control de la administración pública.

En Barcelona existen 9.606 viviendas de uso turístico con licencia, que suman un total de 38.424 plazas.

Sin embargo, resulta que el portal Airbnb está comercializando18.412 apartamentos en Barcelona, que suman cerca de 65.000 plazas, según datos recopilados por la web especializada InAtlas.

Es decir, en Barcelona hay 8.800 pisos turísticos al margen de la ley que suman más de 26.000 plazas, sin controles de ningún tipo.

airbnb_oferta_julio_2016

Aquello que la gente está dispuesta a pagar

Así que tenemos una demanda al alza, una oferta reglada cuyo crecimiento se ve constreñido por la moratoria y una oferta ilegal que campa por sus anchas y sigue expandiéndose.

Y en este contexto, las tarifas de hotel suben. ¿Por qué?

Pues quizá los precios suben porque hay alguien que está dispuesto a pagar. La gente está dispuesta a pagar más por viajar a Barcelona que a otras ciudades. Por ahora.

Recordemos que el 80% de la demanda en Barcelona son visitantes internacionales, que destacan “por su alta capacidad adquisitiva, situando a la ciudad en el tecer puesto de Europa por gasto bruto, sólo precedida por Londres y París”, según recuerda el informe de BRIC Consulting.

No olvidemos tampoco que Barcelona, como toda España, se beneficia en 2016 de una “demanda prestada” debido a los problemas que han afectado a otros destinos que se perciben ahora como más inseguros.

Y en cualquier caso, no nos quedemos sólo con los indicadores de ADR o RevPar para responder a la pregunta de si Ada Colau hará ganar más o menos dinero a los hoteleros.

La respuesta también dependerá de las políticas que aplique el gobierno municipal que afecten directa o indirectamente a la actividad turística y a la satisfacción de los visitantes, o las medidas dirigidas a mejorar la calidad del empleo, formación de los trabajadores…

Por ejemplo: que pasará si aumenta la tasa turística; cómo evolucionarán los niveles de seguridad y limpieza tanto en las calles como en el Metro; en que situación quedarán las terrazas de bares y restaurantes; hacia dónde irá el top manta; ¿veremos subidas de impuestos municipales a pagar por los establecimientos que acabarán repercutiendo en los precios finales? etc.

¿Fracasará la moratoria hotelera?

¿Y qué pasará con la moratoria hotelera que ya ha cumplido un año en vigor y ha sido prolongada hasta junio de 2017?

Teóricamente, al tratarse de una suspensión temporal de licencias de alojamiento, la moratoria finalizará cuando entre en vigor el nuevo Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (PEUAT), “que ya se encuentra en la fase final”, según el Ayuntamiento de Barcelona.

El PEUAT ha dividido Barcelona en cuatro zonas, de modo que sólo permitirá la apertura de más plazas de alojamiento en las áreas 3 y 4, las más alejadas del centro urbano.

Sin embargo, “como muestra del poco recorrido de las zonas 3 y 4 en el ánimo de los inversores hoteleros, ninguno de los 29 proyectos afectados por la moratoria se ubica en esas áreas”, apunta el informe de BRIC Consulting.

¿Dispondrá Ada Colau, que gobierna en minoría, de suficientes apoyos políticos para aprobar el PEUAT?

¿Llegará la alcaldesa a acuerdos con inversores y hoteleros, les ofrecerá por ejemplo incentivos para construir establecimientos alejados del centro urbano?

¿Qué pasará si vence el plazo de la moratoria en junio de 2017 y no se ha aprobado el plan? Significaría un fracaso en toda regla dado que habríamos perdido dos años y volveríamos a estar como al principio.