Cuando todos los pasajeros somos sospechosos: así cambió el 11-S nuestra forma de viajar

EL PAISEL PAÍS.- Hubo un tiempo en que no hacía falta sacar el portátil (que entonces pesaba más) en los controles de seguridad, ni llegar al aeropuerto con horas de antelación si el vuelo iba a tocar suelo americano.

Hubo una época en que se permitían románticas despedidas en las puertas de embarque de los aviones y en la que no había riesgo de que se cayera el pantalón por quitarse el cinturón y ponerlo en la cinta.

Los avisos de megafonía eran solo para las puertas, no para alertar de lo que ocurriría a cualquier equipaje desatendido.

Tras el 11-S, aumentaron las máquinas de rayos X, los detectores de armas y de explosivos, capaces de analizar la composición química de los objetos. Llegaron los escáneres corporales que no dejaban ningún rincón de la anatomía de los pasajeros a la imaginación de los agentes.

controles-seguridad-aeropuertos

Noticia completa: Así cambió el 11-S la forma de montar en un avión
Fuente: El País