Turismofobia en 2017: nunca tantos hablaron tanto y tan mal del sector

Xavier Canalis

Cuando se acabe el año 2017, España habrá recibido aproximadamente 83 millones de turistas extranjeros, un nuevo récord. De momento, llevamos una tendencia de crecimiento del 11%. A pesar de estas impresionantes cifras, o precisamente debido a ellas, nunca tantos hablaron tan mal del turismo. El problema es que el debate se está calentando y se están mezclando churros con merinas.

Y es que el otro día, por poner un ejemplo, mientras estaba haciendo zapping por la tele, me encontré con un programa de debate donde estaban hablando, o gritando más bien, acerca del turismo.

Luego, como si nada, se pusieron a hablar (o supongo que siguieron gritando, porque esa parte ya no la vi) sobre la relación entre famosos y paparazzi.

De todos modos, programas de entretenimiento en la televisión de este tipo no dejan de reflejar una polémica que ahora mismo hay en la calle.

Pero claro, quizá el turismo, por la importancia económica que tiene para España, necesitaría un debate más calmado, que ahora no tenemos.

Ocurre además que el turismo suele tener mala imagen entre los propios españoles. 

Sí que es verdad que contribuye al 11,2% del Producto Interior Bruto de España…Y el año pasado, los ingresos por turismo extranjero en España ascendieron a 54.500 millones de euros, lo que significó un crecimiento del 7,1%.

Pero estas grandes macrocifras no calan, no seducen a la gente. no se comprenden…

¿Y QUÉ PASA CON EL EMPLEO TURÍSTICO?

Y sí, el turismo genera mucho empleo: aproximadamente dos millones y medio de puestos de trabajo, el 13% del total de ocupados en España

Pero la gente también percibe que en la hostelería abundan los sueldos bajos, por debajo de la media. Ver también Razones para un salario mínimo de 14.000 € en el sector turístico.

Hace unas semanas, mientras cubría unas jornadas para HOSTELTUR, tuve la oportunidad de charlar con el economista Miquel Puig, quien me dijo: “Elevar los sueldos en el sector sería la mejor forma de contrarrestar el discurso anti-turístico que sigue extendiéndose por España”.

¿Y por qué gana peso el discurso anti-turístico en España? La sensación de saturación, sobre todo en los cascos históricos de algunas ciudades, es una de las razones de ese descontento entre una parte de la población.

Pero hay otras razones de ese malestar creciente, como por ejemplo el fenómeno de los pisos turísticos, como hemos apuntado desde HOSTELTUR en numerosas ocasiones.

Ver por ejemplo Campaña de control en el País Vasco de los pisos inscritos como turísticosPalma prohíbe el alquiler turístico en viviendas plurifamiliares o Airbnb retirará más de 1.000 pisos ilegales en Barcelona.

Así que, sumando la saturación, el turismo de borrachera, los pisos turísticos, los bajos sueldos… pues al final nadie se acuerda de lo que contribuye el turismo al PIB ni al POB. 

LLEGA LA TURISMOFOBIA…

Y ahora nos explota en la cara la turismofobia… Ya saben: pintadas contra los visitantes, pinchazos en las ruedas de autobuses… Algunos dirán que son hechos puntuales. Otros sostienen que son “actos simbólicos contra un modelo de turismo masivo”.

Pero yo creo que los actos turismófobos son ataques a las personas.

Al fin y al cabo, quien se lleva un susto de muerte al ver que cuatro encapuchados detienen el bus turístico son los pasajeros; quien no puede recuperar la maleta es la persona que la había dejado en una consigna que por la mañana ha aparecido sellada con silicona; el viajero que está de visita en una ciudad y lee la pintada que dice “Turista vete a casa, no eres bienvenido” se está viendo señalado, estigmatizado….

En fin, para bien o para mal, el turismo ahora está en boca de todos. Y esto lo convierte en un material muy volátil, que conviene manejar con muchísima precaución.